Desde hace unos meses he encontrado en Twitter una herramienta informativa y de distracción que merece muchos adjetivos positivos: divertida, oportuna, noticiosa, social y ágil; pero también: demandante, inestable, dudosa y distractiva… aunque hay más…

Sin propósito alguno, real, Twitter forma parte de la llamada “social media”, un conglomerado de herramientas o recursos de internet que permiten una comunicación personal y a la vez masiva con los usuarios de internet.

Hablemos claro: esos mensajes son los que originalmente quería recoger Twitter. Son los que contestan a la famosa pregunta ¿Qué estás haciendo?, aunque está claro que con la evolución de Twitter se quiere vender que han perdido valor. Aún así, los que critican este porcentaje se olvidan de una cosa muy importante: tú eliges a quién sigues, al contrario que en otros medios. No es cháchara inútil, es mi cháchara inútil.